Connect with us

SALUD

¡ALTO! Ningún medicamento debe mezclarse con bebidas alcohólicas

Published

on

Los medicamentos deben tomarse con responsabilidad

Los medicamentos son herramientas fundamentales en la terapéutica médica actual. Permiten la prevención, curación, atenuación y tratamiento de las diferentes enfermedades y sus síntomas. Tomar una pastilla, una dosis de jarabe o aplicarse una crema médica en el cuerpo debe hacerse de manera segura.

En el programa IAFA en Conexión del lunes 12 de diciembre, https://www.facebook.com/iafacr/videos/2773729139428054, las doctoras Alejandra Murillo Solís, farmacéutica del Proceso de Atención a Pacientes y Fabiola Cortés Picado del Centro de Atención Integral en Drogas de Cartago conversaron acerca de la importancia de utilizar los medicamentos responsablemente.

“Cuando los medicamentos se usan de manera inapropiada se convierten en una amenaza para la salud tanto individual como colectiva. Pueden provocar falla en su efecto farmacológico, toxicidad o efectos no previstos y que van más allá de una relación riesgo / beneficio adecuado”, explicó la farmacéutica.

En el mercado hay muchos medicamentos de fácil acceso. Es común que en los supermercados, abastecedores o pulperías dispongan de analgésicos, diferentes jarabes para la tos, antidiarreicos, pastillas contra el resfriado y antinflamatorios como el ibuprofeno. El problema no es la accesibilidad ni la necesidad de su uso sino como se toman y con qué sustancias se mezclan.

¿Por qué las personas somos tan dadas a usar medicamentos sin prescripción o recomendación médica?

La doctora Murillo destacó que el uso racional de medicamentos requiere que los pacientes RECIBAN las medicaciones APROPIADAS a sus necesidades clínicas, a una DOSIFICACIÓN y TIEMPO que satisfaga también sus necesidades individuales. Es decir, es un proceso que va a comprender desde la prescripción del fármaco apropiado, de la eficacia y seguridad demostradas científicamente por supuesto que vaya de acuerdo a la enfermedad diagnosticada y en la dosis correcta.

“Por ejemplo, se señala que, en todo el mundo, más del 50% de todos los medicamentos se dispensan o se venden de forma inadecuada. Que quiero decir con esto, que el alcance de los medicamentos está mucho más accesible de lo que podríamos pensar:  los podemos encontrar en supermercados, abastecedores, pulperías y hasta incluso en tiendas departamentales Como los llamados medicamentos OTC o de venta libre.

Al mismo tiempo, el 50% de los pacientes los toman de forma incorrecta ya sea, porque:

  • No cumplió con las instrucciones dadas por los profesionales de salud
  • Porque decidió, por motivación propia tomar el medicamento bajo su antojo, sin prescripción
  • Porque se lo recomendó otra persona que usara el medicamento (vecino, amigo)” enfatizó la profesional.

Por su parte, la médica Fabiola Cortés agregó que con frecuencia las personas se auto medican sin conocer las consecuencias que puede traer esta mala conducta. Algunos de los problemas de la automedicación es la interacción con otros medicamentos o alimentos, la falta de efectividad, el desarrollo de una dependencia y la resistencia a los antibióticos.

“Sabemos cómo nos comportamos y la facilidad con que usamos los medicamentos sin ningún control. El agravante es que muchas veces somos irresponsables al ingerir estos medicamentos y hacemos combinaciones que parecen cocteles. Además, los profesionales de la salud nunca le decimos a las personas tomen tal medicamento con gaseosas, con café, bebidas energéticas y muchísimo menos con bebidas alcohólicas”, Cortés Picado.

¿Qué riesgos se generan al mezclar medicamentos con bebidas alcohólicas?

La especialista del Centro de Atención Integral en Drogas de Cartago explicó que: “La mezcla de OH con antiinflamatorios puede ocasionar daño hepático, sangrado intestinal y úlceras gástricas, con jarabes para la tos, mezcla muy popular actualmente, puede ser euforizante y hasta producir alucinaciones visuales que requiera de hospitalización, con los antidepresivos causa deterioro de las habilidades del pensamiento, disminuye el tiempo de reacción y empeora la depresión y la ansiedad, con los medicamentos para la hipertensión puede generar arritmias y ocasionar un infarto agudo de miocardio, con las benzodiacepinas insuficiencia respiratoria, paro respiratorio y muerte…

Es importante recordar que nunca promovemos el consumo de alcohol y mucho menos hacerlo mientras se está en tratamiento farmacológico con medicamentos. Algunos tratamientos, inclusive muchos de los de venta libre, que se adquieren sin receta médica pueden reaccionar adversamente con el alcohol. Incluso, ciertas hierbas medicinales pueden tener efectos dañinos al ser combinadas con alcohol.

“La mezcla de alcohol con ciertos medicamentos podría provocar náuseas, vómitos, dolor de cabeza, letargo, desmayos o pérdida de la coordinación, malestar estomacal; el alcohol puede disminuir la acción terapéutica del medicamento e inclusive, hasta anularla por completo y convertirlo, así, en algo dañino o tóxico para el cuerpo” Murillo Solís.

Ibuprofeno y paracetamol son dos de los medicamentos mayor consumo en Costa Rica.

La popularización del consumo de Ibuprofeno y Paracetamol no sólo trae un uso incorrecto de estos fármacos, sino que, además, hemos terminado menospreciando sus efectos adversos y habitualmente es común verlos mezclados con alcohol. El resultado es una combinación realmente peligrosa para nuestro organismo.

El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo que se metaboliza en el hígado y bloquea o anula la acción de algunas sustancias presentes tanto en la mucosa gástrica como en los vasos sanguíneos. Así, cuando se mezcla con altas dosis de alcohol de forma esporádica, el uno influye sobre el otro. Este fármaco, se absorbe entre 15 y 30 minutos, multiplica los efectos de la bebida, facilitando que se puedan dar graves intoxicaciones.

Pero no sólo eso. “El alcohol, al igual que el ibuprofeno, aumenta el riesgo de lesión a nivel de la mucosa digestiva. Así que, si se toman juntos, este efecto secundario también se potencia” alertó la farmacéutica.

Con el paracetamol ocurre parecido. Este es un analgésico que es utilizado habitualmente para combatir desde fiebres moderadas a dolores de garganta, de cuerpo, resfríos. Sin embargo, la combinación con el alcohol puede resultar extremadamente tóxica para el hígado, que es el órgano en el que se metaboliza o se procesa también este fármaco.

Por lo tanto, el alcohol es tóxico para el hígado, así que ingerido junto al paracetamol se potencia su toxicidad y el daño hepático.

Durante el espacio de explicó ampliamente el tema de: sobredosis, intoxicaciones y fallas terapéuticas a partir del uso irresponsable de medicamentos.

IAFA advierte que ningún medicamento debe combinarse con bebidas alcohólicas y otras sustancias psicoactivas.

En fin, mezclar medicamentos con bebidas alcohólicas siempre va a producir efectos adversos que pueden poner en riesgo la vida de las personas.

Continue Reading
Click to comment

Deja un comentario