El telescopio James Webb confirma la existencia de su primer exoplaneta: un mundo del tamaño de la Tierra

Read Time:2 Minute, 54 Second

Las observaciones del telescopio espacial James Webb de la NASA/ESA/CSA han servido por primera vez para confirmar la presencia de un planeta fuera del Sistema Solar.

Formalmente clasificado como LHS 475 b, el planeta tiene casi exactamente el mismo tamaño que el nuestro, con un 99% del diámetro de la Tierra. Se encuentra relativamente cerca, a sólo 41 años-luz de distancia, en la constelación de Octans.

El equipo descubridor está dirigido por Kevin Stevenson y Jacob Lustig-Yaeger, ambos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en Laurel (Maryland). El equipo decidió observar este objetivo con el Webb tras revisar cuidadosamente los datos del satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA, que apuntaban a la existencia del planeta.

El espectrógrafo de infrarrojo cercano (NIRSpec) del Webb captó el planeta con facilidad y claridad con sólo dos observaciones de tránsito. “No hay duda de que el planeta está ahí. Los datos prístinos de Webb lo validan”, afirma Lustig-Yaeger. “El hecho de que además sea un planeta pequeño y rocoso es impresionante para el observatorio”, añade Stevenson en un comunicado.

“Estos primeros resultados observacionales de un planeta rocoso del tamaño de la Tierra abren la puerta a muchas posibilidades futuras para estudiar las atmósferas de los planetas rocosos con Webb”, coincide Mark Clampin, director de la División de Astrofísica de la sede central de la NASA en Washington. “Webb nos está acercando cada vez más a una nueva comprensión de los mundos similares a la Tierra fuera del Sistema Solar, y la misión no ha hecho más que empezar”.

Entre todos los telescopios en funcionamiento, solo Webb es capaz de caracterizar las atmósferas de exoplanetas del tamaño de la Tierra. Aunque los datos muestran que se trata de un planeta terrestre del tamaño de la Tierra, aún no saben si tiene atmósfera.

Aunque el equipo no puede concluir qué está presente, sí puede afirmar con seguridad qué no lo está. “Hay algunas atmósferas de tipo terrestre que podemos descartar”, explica Lustig-Yaeger. “No puede tener una atmósfera gruesa dominada por el metano, similar a la de la luna Titán de Saturno”.

El equipo también señala que, aunque es posible que el planeta no tenga atmósfera, hay algunas composiciones atmosféricas que no se han descartado, como una atmósfera de dióxido de carbono puro.

“Una atmósfera 100% de dióxido de carbono es mucho más compacta que resulta muy difícil de detectar”, dice Lustig-Yaeger. Está previsto que los investigadores obtengan espectros adicionales con nuevas observaciones este verano.

Cientos de grados más calido que la Tierra

Webb también revela que el planeta es unos cientos de grados más cálido que la Tierra, por lo que si se detectan nubes podría llevar a los investigadores a concluir que el planeta es más parecido a Venus, que tiene una atmósfera de dióxido de carbono y está perpetuamente envuelto en densas nubes.

“Estamos a la vanguardia del estudio de los exoplanetas pequeños y rocosos“, afirma Lustig-Yaeger. “Apenas hemos empezado a arañar la superficie de cómo podrían ser sus atmósferas”.

Los investigadores también confirman que el planeta completa una órbita en solo dos días, información que fue revelada casi instantáneamente por la precisa curva de luz de Webb.

Aunque LHS 475 b está más cerca de su estrella que cualquier otro planeta del sistema solar, su estrella enana roja tiene menos de la mitad de la temperatura del Sol, por lo que los investigadores proyectan que aún podría albergar una atmósfera.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Previous post Usain Bolt sufre un robo millonario en sus cuentas bancarias
Next post Hallan la flor más grande atrapada en un ámbar de hace 34 millones de años
A %d blogueros les gusta esto: